¿Te duele el talón por las mañanas o cuando te pones de pie? Esto es lo que necesitas saber.

El espolón calcáneo es una patología que afecta al talón, justo en la zona de los tendones. Dicha patología genera mucho dolor en esta parte del talón, impidiendo la realización de muchas de nuestras actividades cotidianas.

Este mal suele ser provocado al tomar posiciones inadecuadas por mucho tiempo, o usar calzado inapropiado. También suele ser provocado cuando sobrecargamos nuestros pies con mucho peso.

Uno de los factores que más influyen en este padecimiento, son los zapatos con tacones altos. Aunque hacen lucir muy bien a las mujeres, les provocan daños irreversibles. Por lo general, el dolor suele ser más intenso en las mañanas. Cuando realizamos las actividades cotidianas, sentimos como si estuviéramos pisando clavos. Obviamente, esta es una sensación con la que nadie quisiera tener que lidiar.

Una intervención quirúrgica suele ser muy rara. Para combatir este mal, mayormente se utilizan plantillas ortopédicas. También son muy útiles las taloneras de siliconas y los masajes estimulantes para aliviar el dolor. En el peor de los casos, se puede recurrir a ciertos medicamentos para calmar el dolor.

No obstante, también contamos con remedios naturales muy buenos para hacerle frente a este mal. Estos son sumamente efectivos y no comprometen nuestra salud con compuestos químicos. Lo mejor de todo es que son muy baratos y accesibles para todas las personas. A continuación, te decimos cuales son y como usarlos.

Aceite de coco.

Este aceite es muy bueno para suavizar la piel y aliviar el dolor de nuestro talón. Lo recomendable es tibiarlo un poco antes de aplicarlo en la zona adolorida. De esa forma, podrá penetrar en la piel y aliviar el dolor. Además de eso, se recomienda tomar capsulas de coco para reducir la inflamación y el dolor desde el interior.

Vinagre de sidra de manzana.

Dicho producto tiene la particularidad de atraer el calcio excesivo, disminuyendo la inflamación y el dolor. Para aprovechar esta propiedad, solo humedece un pedazo de algodón con él y fíjalo en el talón con una cita. Déjalo actuar toda la noche y el dolor desaparecerá. Este proceso lo debes repetir todas las noches durante 1 semana.

Bolsa de hielo.

Este es un método viejo pero confiable que ha sido usado durante generaciones. El hielo se recomienda para cualquier lesión, pues reduce la inflamación y el dolor. Aplicarlo es tan sencillo como introducirlo en una bolsa y frotarlo en el talón durante 15 o 20 minutos. Antes de aplicarlo, cubre tu pie con algo y no lo pongas directamente sobre él.

Bicarbonato de Sodio.

El bicarbonato también es muy bueno para combatir los espolones en los talones. Este elimina la acumulación excesiva de calcio que más tarde provocan el dolor. Para ello, es necesario preparar una pasta a base de bicarbonato y agua. La misma la aplicaremos con una gasa en el talón y lo vendaremos con dicha gasa. Este proceso lo debemos realizar 2 veces por semana.

Con estos sencillos trucos de remedios naturales, puedes olvidarte de los espolones en los talones. Te aseguramos que si los pones en práctica, tu dolor desaparecerá casi inmediatamente. De modo que ya no tienes excusas para seguir sufrido.

TAMBIEN CON ESTAS SENCILLAS MANERAS PUEDES COMBATIR LOS DOLORES DE LA FASCITIS PLANTAR

  • Ejercicios de soporte de pared: al levantarte en la mañana, párate descalzo frente a una pared. Debes presionar tus manos contra la pared, luego separa los pies abriendo uno delante del otro, lo más abierto que pueda. De esta manera estira la pierna que tengas atrás durante al menos 5 minutos, luego repite con la otra pierna.
  • Aplica hielo: necesitarás colocar algo de hielo dentro de un pedazo de tela. Coloca en el suelo y ruédalo con la planta de tu pie, usando el arco del mismo. De esta manera relajas las células y músculos inferiores. La idea es que realices este ejercicio por 20 minutos con cada pie.
  • Ejerce algo de presión: usa los pulgares para presionar desde el talón hasta el inicio de los dedos. Masajea de manera circular, presiona cada dedo y luego repite de manera inversa, desde los dedos hasta el talón. Necesitas hacer estos ejercicios en 5 repeticiones por cada pie, asegúrate de presionar suficiente y tomarte tu tiempo.

Se recomienda realizar cada mañana apenas te levantes y en las noches justo antes de ir a dormir. Con unas 2 o 3 semanas de aplicación, tendrás resultados excelentes. Incluso puedes acudir al médico en caso de que los dolores sean constantes para un mejor tratamiento; recuerda que cuidar tu salud es la prioridad.

Pero no te quedes con esta información para ti sola, compártela con todas tus amigas en las redes sociales.